frito.es.

frito.es.

Cómo hacer tempura casera y que quede crujiente

Introducción

La tempura es una técnica culinaria originaria de la gastronomía japonesa que consiste en rebozar diferentes ingredientes en una masa muy ligera, a base de harina, huevo y agua fría. El objetivo es conseguir un recubrimiento crujiente y dorado que proteja el alimento y realce su sabor. En este artículo, te enseñaré cómo hacer tempura casera y conseguir que quede crujiente y perfecta para tus platos. ¡Empecemos!

Ingredientes

Los ingredientes para hacer tempura casera son muy sencillos y básicos:
  • 150 gramos de harina de trigo
  • 1 huevo
  • 200 ml de agua muy fría
  • Pizca de sal
  • Aceite de girasol para freír

Algunas recomendaciones

Es importante que la harina de trigo no sea tamizada, sino que sea simplemente cernida para evitar que la masa quede demasiado densa. Además, el agua debe estar muy fría para conseguir un mejor resultado. Puedes agregar hielos al agua para mantenerla fría durante todo el proceso.

Preparación de la masa

Para preparar la masa de la tempura, debes seguir los siguientes pasos:
  1. Bate el huevo en un bol grande y añade el agua fría poco a poco.
  2. Añade la harina de trigo y la pizca de sal. Mezcla todo muy bien con un batidor de mano, pero no demasiado para evitar que se formen grumos.
  3. Deja reposar la masa en el frigorífico durante 10-15 minutos para que se enfríe y quede más ligera. Mientras tanto, puedes cortar los ingredientes que quieras freír.

Preparación de los ingredientes

Lo más habitual es hacer tempura con verduras, mariscos o pescados. Sin embargo, puedes usar cualquier otro ingrediente que te guste para experimentar. Algunas recomendaciones son:
  • Verduras: pimiento, cebolla, zanahoria, calabacín, berenjena, espárragos, champiñones…
  • Mariscos y pescados: gambas, langostinos, chipirones, calamares, lubina, bacalao, salmón…
Puedes cortar los ingredientes en bastones, en ruedas o en trozos pequeños para que se cocinen más rápido y queden cubiertos con la masa. Asegúrate de que están bien secos antes de pasarlos por la masa para que no se formen burbujas.

Freír la tempura

Para freír la tempura, sigue los siguientes pasos:
  1. Calienta suficiente aceite de girasol en una sartén grande o en una freidora a fuego medio-alto. Ten cuidado de no superar los 180 grados de temperatura para que no se quemen.
  2. Pasa los ingredientes por la masa de manera individual para que queden bien cubiertos. No es recomendable hacer grandes cantidades de una sola vez para evitar que se peguen entre sí.
  3. Fríe cada ingrediente durante unos minutos, dándoles la vuelta para que se doren por todos lados. No es recomendable dejarlos demasiado tiempo para evitar que se reblandezcan.
  4. Retira con una espumadera y colócalos sobre un papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Trucos para que quede crujiente

Para conseguir que la tempura quede crujiente, debes seguir estas recomendaciones:
  • La masa debe estar muy fría antes de usarla.
  • El aceite debe estar muy caliente y mantenerse a esa temperatura durante todo el proceso. Asegúrate de que el aceite cubra completamente los ingredientes para que se cocinen de manera uniforme.
  • No mezcles demasiado la masa para evitar que se formen burbujas.
  • No coloques demasiados ingredientes a la vez para evitar que el aceite se enfríe.

Salsas para acompañar la tempura

La tempura se suele acompañar de diferentes salsas para realzar el sabor. Algunas de las más comunes son:
  • Salsa de soja: para un sabor salado y umami.
  • Salsa de sésamo: para un sabor más intenso y oriental.
  • Salsa de tamarindo: para un sabor agridulce ideal para mariscos.
  • Mayonesa japonesa: para un sabor más suave y cremoso.

Conclusión

La tempura es una técnica culinaria muy sencilla de hacer en casa y que resulta deliciosa y crujiente si sigues los consejos que te he dado. Puedes experimentar con diferentes ingredientes y salsas para sorprender a tus familiares y amigos con tus habilidades culinarias. ¡Buen provecho!