frito.es.

frito.es.

Consejos para que tus fritos queden dorados y crujientes

Consejos para que tus fritos queden dorados y crujientes Si eres un amante de la comida frita, sabrás que hay pocas cosas mejores que un bocado crujiente y dorado. Sin embargo, a menudo puede ser difícil lograr la textura perfecta en casa. Si tus fritos suelen acabar aceitosos, blandos o algo quemados, aquí te presentamos una lista de consejos para que tus fritos queden dorados y crujientes.

Elige el aceite adecuado

Uno de los mayores errores que se cometen al freír alimentos es usar el tipo de aceite equivocado. Para obtener unos fritos crujientes y dorados, es importante elegir un aceite con un alto punto de humo (la temperatura en la que el aceite comienza a humear y formar sustancias tóxicas). Las mejores opciones son el aceite de cacahuete, girasol, maíz o soja. El aceite de oliva, aunque es saludable, no es la mejor opción para freír alimentos, ya que tiene un punto de humo bajo.

Controla la temperatura del aceite

La temperatura del aceite también es clave para lograr unos fritos perfectos. Si el aceite no está lo suficientemente caliente, el alimento absorberá mucho aceite y quedará aceitoso, mientras que si está demasiado caliente, se quemará rápidamente y quedará crudo por dentro. La temperatura ideal para freír es de unos 180 grados Celsius. Utiliza un termómetro de cocina para controlar la temperatura o prueba con un pedacito pequeño del alimento antes de añadir una gran cantidad.

Seca bien el alimento

Antes de freír, es importante secar bien el alimento para evitar salpicaduras y que el aceite se enfríe. Usa papel de cocina para secar la humedad o deja el alimento al aire libre durante unos minutos si es posible. Si el alimento está húmedo, puede causar chispas que pueden resultar peligrosas.

No añadas demasiado alimento a la vez

Si añades demasiado alimento al aceite caliente, no solo aumentará el tiempo de cocción, sino que también hará que la temperatura del aceite baje rápidamente y tus fritos queden aceitosos. Asegúrate de no sobrecargar la sartén o freidora y cocina en pequeñas cantidades.

No muevas los alimentos todo el tiempo

Aunque puede ser tentador mover el alimento en la sartén para evitar que se queme, hacerlo hará que el aceite se enfríe y el alimento se cueza de manera desigual. Deja que el alimento se fría sin moverlo durante los primeros minutos y luego dale la vuelta para que se cocine por ambos lados.

Usa una rejilla para escurrir

Después de freír el alimento, es importante escurrir el exceso de aceite antes de servir. Una buena forma de hacerlo es utilizar una rejilla para que el aire circule por debajo. De esta forma, tus fritos quedarán más crujientes y no empapados de aceite. También puedes colocarlos en papel de cocina para retirar más aceite.

Sazona después de cocinar

Si quieres añadir sal, especias o condimentos a tus fritos, es mejor hacerlo después de cocinarlos. Si añades sal o mezclas de especias antes de freír, se quemarán y harán que tus fritos queden con un sabor amargo.

Experimenta con diferentes recetas

Por último, no tengas miedo de experimentar con diferentes recetas y tipos de alimentos para freír. Puedes probar desde pollo frito, pasando por croquetas, hasta patatas y verduras. Recuerda siempre seguir los consejos adecuados para una fritura perfecta. En resumen, lograr que tus fritos queden dorados y crujientes no es tan difícil como parece. Solo necesitas elegir el aceite adecuado, controlar la temperatura del aceite, secar bien el alimento antes de freír, no añadir demasiado alimento a la vez, no moverlos todo el tiempo, usar una rejilla para escurrir, sazonar después de cocinar y experimentar con diferentes recetas. ¡Feliz fritura!