frito.es.

frito.es.

Trucos para que los calamares fritos queden crujientes

Trucos para que los calamares fritos queden crujientes

Los calamares fritos son un aperitivo delicioso y crujiente que a casi todo el mundo le encanta. Sin embargo, conseguir que los calamares queden crujientes puede ser un desafío en la cocina. Afortunadamente, con estos trucos que te presentamos a continuación, podrás preparar unos calamares fritos impresionantes que dejarán a todos tus invitados satisfechos y con ganas de más.

1. Preparación

Lo primero que debes hacer es asegurarte de que tus calamares estén limpios y secos antes de comenzar a cocinarlos. Limpia el interior de los calamares y elimina cualquier resto de cartílago o pluma. Si los calamares son pequeños, córtalos en anillos finos. Si son más grandes, puedes cortarlos en trozos más grandes. Una vez que los calamares estén listos, seca bien cada trozo con una toalla de papel.

2. El rebozado

Uno de los aspectos más importantes para conseguir que los calamares queden crujientes es el rebozado. En un recipiente, mezcla dos partes de harina con una parte de almidón de maíz o de patata. Esto hará que el rebozado sea más crujiente. También puedes añadir una pizca de sal, pimienta negra y cualquier otra especia que te guste para darle más sabor.

En otro recipiente, bate un huevo y agrégale un poco de agua o leche para hacer una mezcla líquida. Una vez que el aceite de la freidora esté a temperatura adecuada (180°C), sumerge los trozos de calamar en la mezcla de huevo y luego pásalos por la mezcla de harina. Asegúrate de cubrir los trozos de calamar con una capa uniforme y gruesa de rebozado.

3. La temperatura del aceite

Para conseguir que los calamares queden crujientes, la temperatura del aceite es fundamental. El aceite debe estar a una temperatura de al menos 180°C. Si la temperatura está demasiado baja, el rebozado absorberá demasiado aceite y los calamares quedarán blandos y grasosos. Por otro lado, si la temperatura es demasiado alta, los calamares se quemarán y tendrán un sabor amargo.

4. La freidora

La elección de la freidora también puede afectar el resultado de los calamares fritos. Si no tienes una freidora en casa, puedes usar una sartén profunda. Es importante que la sartén esté limpia y seca antes de empezar a cocinar los calamares. Asegúrate de que haya suficiente aceite para cubrir completamente los trozos de calamar. Si la sartén es demasiado pequeña, tendrás que cocinar los calamares en pequeñas cantidades para evitar que se peguen.

5. La cantidad

Para evitar que los calamares queden blandos, es importante cocinarlos en pequeñas cantidades. Si cocinas demasiados calamares a la vez, el aceite se enfriará y los calamares no quedarán crujientes. Cocina los calamares en pequeñas cantidades y retíralos del aceite cuando hayan adquirido un color dorado y estén crujientes.

6. El tiempo de cocción

El tiempo de cocción también es importante para conseguir que los calamares queden crujientes. Si los cocinas durante demasiado tiempo, estarán secos y duros. Cocina los calamares durante 2-3 minutos o hasta que estén dorados y crujientes.

7. El papel secante y la sal

Una vez que los calamares estén fritos, colócalos en una rejilla o sobre papel secante para eliminar el exceso de aceite. Inmediatamente después, añade un poco de sal por encima de los calamares calientes. La sal se adhiere mejor a los calamares mientras todavía estén calientes, y esto ayudará a resaltar el sabor.

En conclusión, conseguir que los calamares queden crujientes puede ser un desafío, pero con estos trucos que te hemos dado, ya no tendrás que preocuparte. Sigue estos consejos y podrás disfrutar de unos calamares fritos impresionantes que deleitarán a tus invitados. ¡Buen provecho!